Bienvenida   >  Antioxidantes  >  El ubiquinol, la forma...
26-10-2016

El ubiquinol, la forma antioxidante de la CoQ10

Ubiquinol En los hombres con buena salud, más del 90 % de la coenzima Q10 se encuentra en su forma reducida denominada ubiquinol. La investigación muestra que esta última es también la que neutraliza con mayor eficacia los radicales libres y aumenta la capacidad de producción de energía mitocondrial. El ubiquinol tiene además una biodisponibilidad mucho más elevada que la CoQ10 que se encontraba de forma clásica y hasta la fecha en los complementos nutricionales.

Desde su descubrimiento en 1957, la CoQ10 se ha estudiado ampliamente por el papel clave que desempeña en la producción de energía en las mitocondrias. Bajo el término CoQ10 se agrupan tres estados de oxidación de la molécula: una forma reducida de CoQ10 H2 denominada ubiquinol-10, una forma oxidada de CoQ10, denominada ubiquinona-10, y una forma intermedia, el radical ubisemiquinona (Q°). Entre estas tres formas, sólo la forma reducida CoQ10H2 está dotada de propiedades antioxidantes. En el plasma de personas con buena salud, la proporción CoQ10H2/CoQ10 es de 95/5, lo que muestra que la forma reducida es claramente la forma activa. Las dos formas, reducida y oxidada, están presentes en prácticamente todas las células vivas.

El ubiquinol es más eficaz que la ubiquinona en determinados mecanismos

El organismo recicla continuamente sus reservas de CoQ10. Si se administra por vía exógena, la CoQ10 se convierte totalmente en la forma reducida activa en las mitocondrias y las membranas plasmáticas. El complemento no altera la proporción 95/5 de CoQ10H2/CoQ10 en el plasma.
Diversos estudios han observado las concentraciones plasmáticas de ubiquinol y ubiquinona en pacientes con diferentes enfermedades (hiperlipidemia, hepatitis, cirrosis, enfermedad de las arterias coronarias, diabetes). Estos han constatado que la proporción ubiquinol/ubiquinona era menor en estos pacientes que en las personas con buena salud. Así, en los pacientes diabéticos, los niveles de ubiquinol eran un 74% más bajos que en las personas con buena salud que actuaban de control.

De hecho, el organismo la utiliza en esta forma reducida para catalizar la síntesis de la ATP en las mitocondrias. Además, para que la coenzima Q10 atrape y neutralice los radicales libres y, en concreto, el radical hidroxilo muy reactivo y el radical superóxido, - para proteger la integridad de los lípidos de las membranas celulares y sus mitocondrias -, debe transformarse primero en su forma reducida. En estos dos mecanismos principales de acción (la acción de catalizar la producción de ATP en las mitocondrias y de actuar como antioxidante liposoluble), el ubiquinol es mucho más eficaz que la ubiquinona, la forma oxidada de CoQ10, la única que existía en los complementos nutricionales hasta ahora.

Una biodisponibilidad mucho mayor

Si la CoQ10 se ingiere en su forma reducida, se pueden conseguir unos niveles sanguíneos más elevados con dosis menores. En los estudios de asimilación en ratas, la absorción de ubiquinol por vía oral aumentaba sus niveles sanguíneos dos veces más que la CoQ10 convencional (ubiquinona)1. Los estudios de asimilación en el ser humano son todavía más impresionantes. Un ensayo en pacientes japoneses con buena salud mostró que un aporte complementario diario de solo 150 mg de ubiquinol tenía como resultado unos niveles sanguíneos de CoQ10 de 3,84 μg/ml. En los pacientes que toman 300 mg de ubiquinol a diario, los niveles sanguíneos de CoQ10 llegaban a 7,28 μg/ml. El aparato gastrointestinal absorbía el ubiquinol de forma eficaz y rápida. Bastan cuatro semanas para alcanzar estos deseables niveles2.
Un estudio clínico utilizó 1.200 mg de ubiquinona diarios para obtener unas concentraciones sanguíneas de 3,96 μg/ml. Según los trabajos anteriores, bastarían 150 mg de ubiquinol para obtener esta elevada concentración sanguínea.
Un aporte complementario de ubiquinol, no sólo aumenta sus niveles sanguíneos, sino que además aumenta la proporción del ubiquinol sobre el CoQ10 total. Así por ejemplo, cuando se administra un complemento con ubiquinol, la proporción ubiquinol/CoQ10 total pasa del 96 al 98%, en comparación con el aumento del 80 al 85% con la ubiquinona. Además, esta proporción se mantiene estable durante la administración de ubiquinona.
Un aumento, incluso ligero, de la proporción del ubiquinol en la sangre puede tener implicaciones importantes. En el caso de las enzimas, un aumento del 3 al 5% puede traducirse en potentes efectos biológicos. Un aporte complementario de ubiquinol tiene como resultado un aumento del 12% en la proporción ubiquinol/CoQ10 total.

El ubiquinol se mantiene más tiempo en el organismo

Los estudios en animales y en seres humanos indican pues claramente que el ubiquinol se absorbe mucho mejor que la ubiquinona. También muestran que se mantiene mucho más tiempo en el cuerpo.
En un estudio en ratas ancianas, se administraron dosis iguales de ubiquinona y ubiquinol por vía oral para evaluar cuánto tiempo se mantenía esta última en un nivel elevado en la sangre. Estos datos también pueden explicar por qué el ubiquinol muestra unos efectos biológicos superiores a los de la ubiquinona. Los resultados de este estudio mostraron que la ingestión de ubiquinol aumenta en más del 90% los niveles sanguíneos de ubiquinol y que esta elevación persiste durante las ochos horas que duró el estudio. La ingestión de una cantidad igual de ubiquinona nunca supuso un aumento del 90%3.
En respuesta a un aporte complementario modesto de ubiquinona (equivalente a 100 mg diarios en el ser humano), los niveles sanguíneos de CoQ10 alcanzaron un máximo de 6 μg/ml y descendieron a 4,5 después de 8 horas. En el grupo que recibió una cantidad idéntica de ubiquinona, el máximo sanguíneo sólo llegó a 2,1 μg/ml y descendió 8 horas después a 1,2. En este estudio, el ubiquinol estaba presente en una concentración 3,75 veces superior a la de ubiquinona después de 8 horas.

La presencia de dos grupos hidroxilo

La diferencia química entre la ubiquinona y el ubiquinol reside en la presencia de dos grupos hidroxilo en este último. Estos dos grupos hidroxilo hacen que el ubiquinol sea más hidrófilo que la ubiquinona y por tanto, más fácilmente asimilable. La presencia de estos dos grupos hidroxilo en el ubiquinol permite uniones más sólidas con el agua y ayuda a explicar su biodisponibilidad, mucho más importante que la de la ubiquinona. Una vez ingerida, también es absorbida de forma mucho más fácil por la circulación sanguínea.
Esta forma más hidrófila de CoQ10 se muestra igualmente más estable en las dobles capas lipídicas de las células y podría dispersarse muy bien en las mitocondrias.
Las mayores propiedades hidrófilas del ubiquinol le permiten con probabilidad ser mejor absorbido por las células, lo que tiene como resultado que se dirija hacia su interior y, más específicamente, a las mitocondrias. En otros términos, al ser más hidrófilo (es decir, menos capaz de disolverse en las grasas), el ubiquinol debería en teoría tender a ser menos retenido en las membranas celulares y alcanzar concentraciones más significativas en el interior de las células. Es un mecanismo posible mediante el cual el ubiquinol podría acumularse de forma más eficaz que la ubiquinona en las mitocondrias.

Un importante papel en la protección de las LDL

Parece que el ubiquinol puede prevenir a la vez el inicio y la propagación de la peroxidación lipídica, mientras que el alfa-tocoferol actúa exclusivamente inhibiendo su propagación. Gracias a su localización en la región hidrófoba de la doble capa membranosa de los fosfolípidos (lugar privilegiado de inicio y propagación), el ubiquinol está especialmente bien situado para cumplir ambas funciones. Además, su acción se ve amplificada por su acceso al potente mecanismo enzimático que es el ciclo del ubiquinol, que consiste en el reciclaje de la ubiquinona entre las formas oxidada, reducida y el intermediario SQH, a partir del reservorio de ubiquinona.
El ubiquinol podría ser por tanto el único antioxidante liposoluble conocido sintetizado de novo por las células y para el que existen mecanismos enzimáticos que permiten regenerar la forma antioxidante responsable de su efecto inhibidor de la peroxidación lipídica. Estas características, junto con su importante presencia en las membranas biológicas y las LDL, le confieren una actividad antioxidante más eficaz que la del alfa-tocoferol, lo que sugiere que desempeña un papel importante en la defensa celular contra los daños que acompañan al estrés oxidativo. El ubiquinol puede además regenerar la vitamina E4.
En las LDL, en caso de estrés oxidativo, el ubiquinol es el primer antioxidante que se consume. El contenido en ubiquinol más escaso se encuentra en la partícula más densa (LDL3), considerada también la partícula más oxidable y más aterógena.

La producción de CoQ10 disminuye con los años

Cuando envejecemos, la capacidad del organismo de producir y metabolizar la CoQ10 disminuye, al tiempo que aumenta el riesgo de padecer diversas enfermedades degenerativas. Una gran cantidad de razones pueden explicar este deterioro, en especial un aumento de la demanda metabólica, enfermedades, un aporte alimentario de CoQ10 insuficiente, deficiencias en los precursores y enzimas necesarias para su biosíntesis, mutaciones genéticas o estrés oxidativo. Ciertos datos indican que la disminución de CoQ10 comienza a aparecer hacia la cuarentena, mientras que otros hacen pensar que podría empezar incluso a los 20 años y que el deterioro continúa lentamente pero de forma continua desde entonces5. Esto tiene como resultado menos energía (la producción de ATP), una ralentización de la conversión de la CoQ10 en su forma reducida y una protección menos importante contra los ataques oxidativos. El ubiquinol, que aporta una sólida primera línea de defensa contra el estrés oxidativo celular, debe ser reconstituido o aportado mediante complementos a fin de que la salud siga siendo óptima.

Retrasa el proceso de envejecimiento

La teoría que presupone que si se pudieran mantener los niveles de energía mitocondrial de la juventud, podrían retrasarse numerosos efectos negativos del envejecimiento se planteó hace ya mucho tiempo. Y la CoQ10 tiene un papel fundamental en la producción saludable de energía mitocondrial.
Para evaluar los efectos antienvejecimiento del ubiquinol, los investigadores han realizado un estudio meticuloso en ratones con un envejecimiento acelerado. El modelo de ratones elegido permite a los investigadores identificar rápidamente los componentes susceptibles de ralentizar el envejecimiento. Los ratones con una vejez acelerada se desarrollan con normalidad, pero muestran desde muy temprano signos de envejecimiento, incluidas la reducción de la actividad física, pérdida de lustre en el pelo, piel rugosa, pérdida de pelo, lesiones oculares y desviación de la columna vertebral.
En este estudio, los ratones con envejecimiento acelerado se dividieron en tres grupos. El primero recibió a partir de los dos meses de edad una alimentación estándar, el segundo una alimentación estándar enriquecida con ubiquinona y el tercero una alimentación estándar enriquecida con ubiquinol. Se evaluó el ritmo de envejecimiento de los animales de cada uno de los tres grupos mediante índices de puntuación
Como cabría esperar, las tasas de envejecimiento se aceleraron bruscamente a partir de los tres meses en los animales de control. Entre los que recibían una u otra forma de CoQ10, el ritmo de envejecimiento era más lento que en los animales de control. Al comienzo de la madurez (hacia los nueves meses), el índice de puntuación del grupo de control había llegado a 10, mientras que el de los animales de los otros dos grupos no llegaba a 5,5. El envejecimiento de los animales que recibían un complemento se ralentizó pues en un 45% en relación con los animales de control.
A partir de los diez meses de edad, se observó una diferencia importante entre las dos formas de CoQ10. La puntuación de los animales que recibieron placebo aumentó a 12, la de los animales que recibían ubiquinona a 9,9, mientras que la de los ratones que absorbían el ubiquinol no superaba los 5,9. Esto quiere decir que en la madurez los animales que recibían el ubiquinol envejecían un 51% más despacio que los que recibían placebo y un 40% más lentamente que los que recibían ubiquinona. A los doce meses, las diferencias eran todavía más marcadas: Los ratones que tomaban ubiquinol parecían gozar de una excelente salud, mientras que los que recibían ubiquinona padecían cambios degenerativos visibles y los que tomaban placebo tenían un aspecto espantoso 6. La capacidad que tiene el ubiquinol de mantenerse en unos niveles constantemente elevados en la circulación sanguínea podría ser una de las posibles explicaciones de sus destacados efectos antiedad, mucho más importantes que los de la ubiquinona.

Importante efecto antifatiga

Los investigadores compararon los efectos antifatiga del ubiquinol y la ubiquinona en ratas ancianas midiendo cuánto tiempo podían correr en una rueda. En este estudio cruzado, los animales de control que no recibieron nada de CoQ10 mostraron una leve disminución de la duración de su carrera. Durante ese tiempo, en los animales que recibían ubiquinona esta duración aumentó en un 60%, y en un 150% en los animales que recibían ubiquinol7.

Las ventajas de unas dosis menos importantes

Numerosos estudios clínicos han mostrado los efectos neurológicos beneficiosos de la CoQ10. En ellos se utilizaban dosis relativamente importantes de ubiquinona. Así, un estudio piloto realizado en 80 pacientes con enfermedad de Parkinson leve mostró los significativos efectos beneficiosos de la toma de 1200 mg al día de ubiquinona. En esta dosis, la CoQ10 oxidada parece ralentizar el deterioro funcional8. Sin embargo, 1200 mg diarios representan una dosis sustancial y costosa. Obtener efectos beneficiosos similares con dosis mucho más bajas de ubiquinol podría ser especialmente interesante.

El ubiquinol, la ubiquinona y la idebenona desempeñan diferentes papeles

Las dos formas de CoQ10, el ubiquinol y la ubiquinona, son dos formas biológicamente activas. Las dos son cofactores activos redox y desempeñan un papel metabólico importante en su interconversión de una forma a otra. El ubiquinol es esencial para el mantenimiento de la energía, la homeostasia, el crecimiento celular, el desarrollo y la viabilidad, pero todas las formas de CoQ10 son activas y tienen papeles efectos específicos en zonas determinadas. La ubiquinona también es muy importante. Por lo que respecta a la idebenona, un análogo de la CoQ10, aporta una muy poderosa protección antioxidante en situación de hipoxia. En esta situación, la CoQ10 es totalmente ineficaz. También es capaz de aumentar el factor de crecimiento de las células nerviosas y estimula la actividad colinérgica, lo que refuerza las capacidades cognitivas.



Bibliografía:
1. Ubiquinol has higher bioavailability compared to ubiquinone, unpublished data, Kanaka Corp.
2. Hosoe K. et al., Study on safety and bioavailability of ubiquinol after single and 4-week multiple oral administration to healthy volunteers, Regul. Toxicol. Pharmacol., 2006 Aug 17.
3. CoQ10 reducing activity in rats, unpublished data, Kaneka Corp.
4. Ingold K.U. et al., Autoxidation of lipids and antioxidation by alpha-tocopherol and ubiquinol in homogeneous solution and in aqueous dispersions of lipids: unrecognized consequences of lipid particle size as exemplified by oxidation of human low density lipoprotein, Proc. Nat. Acad. Sci. USA, 1993 Jan, 1;90(1): 45-9.
5. Linnane A.W. et al., Human aging and global function of CoQ10, Ann. NY Acad. Sci., 2002 April, 959: 508-16.
6. Yan J. et al., Reduced coenzyme Q10 supplementation decelerates senescence in SAMP1 mice, Exp. Gerontol., 2006 Feb, 41(2): 130-40.
7. Anti-fatigue effects in rats, unpublished data, Kaneka Group.
8. Shults C.W. et al., Effects of coenzyme Q10 in early Parkinson disease: evidence of slowing of functional decline, Arch. Neurol., 2002 Oct, (10); 59: 1541-50.
Encargar el nutriente citado en este artículo
Ubiquinol™ 100 mg

Forma más activa y biodisponible de la CoQ10

ca.supersmart.com
Descubre también
07-06-2016
Este nutriente rejuvenece la piel y las...
Imagine un alimento natural que impida que la piel se arruge, se distienda, envejezca, tanto en el rostro (párpados, mejillas, labios) como en los muslos...
Mas info
22-05-2017
Una asociación eficaz contra el colesterol malo
cholesterol - Aloe Vera - ProbiotiquesUn equipo de investigación indio acaba...
Mas info
16-05-2017
Unos nutrientes beneficiosos contra la hipertensión arterial
Con ocasión del Día Mundial contra la hipertensión, conviene recordar la importancia de la prevención y del diagnóstico de este trastorno cardiovascular. Caracterizada por una...
Mas info
Síganos
Seleccione su idioma
esfren

Gratis

Gracias por su visita, antes de partir

Suscríbase al
Club SuperSmart
Y benefíciese
de ventajas exclusivas :
  • Reciba Gratis nuestra publicatión semanal científica "Nutranews"
  • Promociones exclusivas para los miembros de club
> Continuar