Bienvenida   >  Multivitaminas  >  ¿Cómo ha podido usted...
28-03-2018

¿Cómo ha podido usted comer esto?

Junk food Sopas de sobre, jamón reconstituido integralmente, platos preparados insípidos y atiborrados de aditivos, postres archiazucarados con leche en polvo…En unas décadas, nuestros nietos están en peligro de caerse de bruces al descubrir lo que se comía al principio del siglo XXI. Una época insensata en la que los “falsos alimentos” representaban hasta la mitad de los aportes alimenticios diarios. Para nosotros, desgraciadamente, sigue siendo la realidad y habrá que armarse de paciencia hasta presenciar la desaparición de estas herejías de los estantes de las tiendas y de los platos.

Pero las tornas están a punto de cambiar . Después de haber hecho un seguimiento de más de 100.000 personas durante 8 años, unos investigadores franceses acaban de revelar una relación entre el consumo de productos “ultraprocesados” y un aumento del riesgo de cáncer 1. Si usted decide de repente aumentar en un 10 % la parte de productos ultraprocesados de su alimentación, usted aumenta su riesgo global de cáncer en un 12 %. El estudio publicado en el British medical jornal (BMJ) no hace más que reforzar la sospecha que planeaba ya sobre estos productos, especialmente respecto a la obesidad, la diabetes, la hipertensión, las enfermedades inflamatorias y los trastornos cardiovasculares.

¿Qué productos se esconden detrás de los “alimentos ultraprocesados”?

¿No está usted seguro(a) de saber lo que son los productos ultraprocesados? Dese una vuelta por el supermercado y descubra los alimentos cuya matriz ha sido totalmente desestructurada. No nos referimos a los alimentos procesados como los quesos, el pan o la pasta, sino a los que ya no les queda nada de natural, los que presentan una lista interminable de ingredientes al dorso del paquete, los que están atiborrados artificialmente de materias grasas, de sal, de azúcares, de sirope de glucosa, de conservantes y de todo un arsenal de aditivos para dar la ilusión, el gusto y la palatabilidad de un alimento normal. Usted no puede dejar de verlo: en algunas secciones, no hay prácticamente otra cosa (por otra parte, se calcula que podrían constituir alrededor del 80 % de los alimentos embalados en el supermercado 2).

Antes de heredar este nombre técnico, los productos ultraprocesados estaban reagrupados con el nombre tan evocador de “comida basura” . Las galletas rellenas, los cereales de trigo reconstituido, la comida rápida, las margarinas, las patatas fritas, las salchichas, los helados, el pan de molde reconstituido, los nuggets, las galletas saladas: la lista es interminable. La hazaña de la gran distribución y del marketing agroalimentario es haber dado ganas de consumir estos productos fáciles de producir masivamente (y por tanto rentables), sin tener ningún interés en el aspecto nutricional e incluso una cierta nocividad para la salud.

¿Cómo reconocer los productos ultraprocesados?

Para no dejar pasar ninguno, los investigadores han establecido varios criterios 3 :

  • Son alimentos producidos de manera industrial a partir de cinco ingredientes o más (por ejemplo: aceites hidrogenados, proteínas hidrolizadas, maltodextrinas, lecitina de soja, almidón de arroz, sirope de glucosa, azúcar invertida, y muchos otros.).
  • Contienen diversos aditivos con el fin de imitar las cualidades sensoriales de los alimentos auténticos o de esconder las cualidades sensoriales indeseables de los productos finales.
  • Son productos que no están proporcionados como tal por la naturaleza: están fabricados a partir de una recombinación de elementos. El alimento básico ya no es reconocible ya que está refinado.
  • Se presentan en embalajes sofisticados y superatractivos, a veces con argumentos o eslóganes de marketing .
Es cierto que estos productos pueden tener un interés en ciertos casos (raciones de supervivencia para el ejército, dulces, situaciones excepcionales, eventos deportivos o festivos) pero no pueden razonablemente constituir más del 50 % del aporte calórico como es el caso actualmente.

Por otra parte, unos investigadores brasileños han mostrado que el riesgo para la salud comenzaba a aumentar significativamente más allá del 13 % del aporte calórico 4

¿Qué va a cambiar este estudio?

Es el primer estudio que trata realmente sobre el riesgo de cáncer en el ser humano, aunque ya había experimentos con animales que habían señalado los efectos cancerígenos de varios componentes de los alimentos ultraprocesados. Por tanto, serán necesarios otros estudios antes de demostrar de manera irrefutable que estos productos son cancerígenos.

Hasta entonces, el lobby agroalimentario va a desarrollar una estrategia archiclásica, muy conocida por las industrias que han sido acusadas en el pasado de comercializar o de utilizar factores de riesgo de cáncer.

He aquí un retrato robot de esta estrategia:

Objetivo: continuar promocionando un producto que se sabe que es nocivo, ganar tiempo para sacar beneficios el mayor tiempo posible.
Fase 1: Mientras los peligros no estén reconocidos por la totalidad de la comunidad científica: cuestionar los estudios por medio de expertos y reiterar la ausencia de pruebas.
Fase 2: Relativizar los peligros, mostrarse voluntario para disminuir los riesgos (cambiando la composición de los productos o añadiendo medidas de seguridad).
Fase 3: Admitir el riesgo para la salud, pero afirmar que el producto presenta otras ventajas, o incluso que es indispensable para la sociedad.

Cada fase debe durar el mayor tiempo posible para continuar con la producción y la promoción del producto nocivo. Con el tiempo y con la acumulación de conocimientos, los agentes realizan un desplazamiento semántico hacia la desinformación: clásicamente se pasa de la no peligrosidad del producto (o la ausencia de pruebas) a un grado de protección en función de la utilización del producto (“es la dosis la que constituye el veneno”).

Esta estrategia es posible porque el periodo de latencia entre la exposición a los factores de riesgos y la aparición de las enfermedades es largo (de 10 a 40 años), lo que claramente va a favor de la desinformación.

Para comprender y entender mejor lo que es posible que pase a los alimentos ultraprocesados, observe la estrategia de los lobbies asociados a 3 factores de riesgo de cáncer clasificados en el grupo 1 por el Centro Internacional de Investigación sobre el Cáncer (CIRC), agencia especializaba de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

1) La industria del tabaco

Alerta: En 1950, los ingleses Doll y Hill publican el primer estudio que establece la relación directa entre el tabaquismo y el cáncer de pulmón.
Los fabricantes de cigarrillos descubren lo mismo en sus laboratorios de investigación desde 1953.
Fase 1: Éstos inician unas campañas de prensa para negar los primeros hechos científicos e intentar promover investigaciones con el fin de refutar los hechos.
Ejemplo : En la revista francesa Le Nouvel Observateur del 24 de febrero de 1975, el director de la SEITA (Société nationale d'exploitation industrielle des tabacs et allumettes - Sociedad nacional francesa de explotación industrial de tabaco y cerillas), Pierre Millet, declara: «La relación entre el abuso del tabaco y una serie de enfermedades (cardiovasculares, cáncer…) no se ha establecido científicamente nunca. [...] está de moda echar la culpa al tabaco, que no es ni más ni menos responsable que otros[...] ».

Fase 2: A principios de los años 80, el tabaco está unánimemente considerado nocivo para la salud. Entonces la industria del tabaco realiza un giro y se esfuerza en minimizar su importancia y a tranquilizar a los fumadores.
A finales de 1996, el presidente y director general de SEITA, Sr. Comolli, afirma: “Si bien es irrefutable que el humo puede ser una molestia para el no fumador, el riesgo de una afección grave no ha sido demostrado actualmente.
Fase 3: A partir del final de los años 90, la industria del tabaco admite finalmente los riesgos, pero posiciona el cigarrillo como un “pequeño placer” que alivia el estrés del mismo modo que el chocolate, el café o el vino5.
Ejemplo :” En vez de estar obsesionado por la salud, todo el mundo debería estar obsesionado por el placer, que induce a una buena salud ”, un memorándum desenterrado de los "tobacco documents".

2) La industria del amianto

Alerta: A principios del siglo XX, la inspección del trabajo sospecha claramente que el amianto causa enfermedades profesionales.
Fase 1: La industria del amianto niega, disimula durante décadas lo que ellos mismos habían sido los primeros en descubrir (la carcinogenicidad del amianto), impide a los investigadores publicar y lanza enormes campañas de desinformación 6 .
Fase 2: A partir de 1975, mientras se acumulan los estudios, la industria del amianto admite riesgos, pero pretende que es posible hacer segura su utilización tomando precauciones. La industria del amianto reitera que no hay alternativa posible al amianto y que ésta genera muchos empleos.
Ejemplos : “Los datos disponibles hasta la fecha no apoyan la tesis de que tras una exposición a la mayoría de las concentraciones conocidas de amianto en los edificios aparezcan enfermedades asociadas al amianto o dificultades de funcionamiento.
La exposición a pequeñas concentraciones de amianto no representa un peligro para la salud. El pánico no tiene precedentes y las sumas gastadas para la retirada del amianto son ridículas. “ La Sra. Sussman, una de los autores asociada a la industria del amianto, en febrero de 1990.

Fase 3: El amianto se prohibe en Francia en 1996. La industria del amianto impugna las decisiones judiciales y acaba por dedicarse a otros mercados (por ejemplo, en China y en Rusia).

3) La industria de la charcutería

El 3º Le 3ème caso práctico se interesa en los nitritos y los nitratos presentes en la charcutería y algunas carnes. Estos productos se inyectan en la carne para acelerar la salazón (se pasa de 9 meses a 90 días para obtener un jamón con nitrato de potasio, lo que aumenta considerablemente los beneficios, y el procedimiento es incluso casi instantáneo con el nitrito de sodio, más potente). El problema es que, al descomponerse, el nitrato y el nitrito se asocian con componentes orgánicos y originan moléculas cancerígenas.

Alerta: Desde 1924, las autoridades médicas francesas consideran potencialmente peligrosa la utilización de los agentes nitrados en la charcutería.

Fase 1: Los industriales repiten que no hay pruebas de que la charcutería nitrada puede ser nociva para la salud.

Fase 2: A partir de 1975, los cancerólogos comprenden cómo la utilización de aditivos nitrados aumenta la frecuencia de tumores cancerosos. El lobby de la charcutería admite riesgos, pero a dosis ínfimas.
Ejemplo: en 1992, la prensa corporativa ridiculiza la alerta en Farmers weekly : “Haría falta que un hombre de corpulencia media comiera cada día 11,35 toneladas de beicon para que estuviese expuesto al riesgo de cáncer ”. De esta manera, queda minimizado el riesgo durante años.
Creíamos que sería inútil alarmarse y privarse de charcutería ya que la industria, consciente del fenómeno, sólo emplea cantidades ínfimas de nitritos. Además, la industria incorpora a la salmuera ácido ascórbico (vitamina C) o ácido eritórbico para combatir los efectos negativos. ” Hélène Doucet Leduc, Dt. P, en 1992.

Fase 3: En 2007, el World Cancer Research Fund recomienda evitar totalmente el consumo de charcutería. En 2015, el Centro Internacional de Investigación sobre el Cáncer de la OMS clasifica la charcutería en categoría 1 (es decir “carcinógeno seguro”) después de 30 años de trabajos epidemiológicos y más de 800 estudios científicos concluyentes. Según éstos, cada porción de 50 gramos de charcutería al día hace aumentar en un 18 % el riesgo de tener un cáncer colorrectal (el segundo más extendido en Francia).

Entonces, la nueva estrategia es múltiple.
  • Pretender que no es posible fabricar charcuterías sin recurso a aditivos nitrados: éste sería incluso el único medio de combatir el botulismo. Sin embargo, centenares de fabricantes trabajan sin aditivos nitrados en Europa. ¿Su secreto? Se toman su tiempo y se apoyan en una pericia tradicional.
  • Evocar sin cesar el número de empleos generados por las empresas agroalimentarias (440.926 empleados).
  • Reivindicar el derecho a disfrutar y honrar las tradiciones culinarias (el famoso “hay que morir de algo, así que más vale disfrutar y comer bien ”).
  • 4) La industria agroalimentaria

    Para los productos ultraprocesados, es muy probable que la evolución de la estrategia tome el mismo camino si los próximos estudios confirman lo que siempre se ha sospechado: estos productos ultratransformados son auténticas bombas de relojería. Mientras tanto, la estrategia actual está en fase 1: negarlo todo .

    Catherine Chapalain, directora general de Ania (Association nationale des industries alimentaires – Asociación francesa de la industria alimentaria), ya ha comenzado: “sólo se ha mostrado una correlación y no una relación causal entre los alimentos ultraprocesados y el aumento del riesgo de cáncer “. Una intervención apoyada por un “editorial” publicado en la misma revista médica y firmado por dos investigadores como respuesta al estudio publicado unos días antes. Según éstos, el estudio está sesgado por ciertos factores como “el tabaquismo y la actividad física” y por tanto es importante no “sacar conclusiones apresuradas “. Sin embargo, cuando uno profundiza, se da cuenta de que uno de los autores de la editorial declara un conflicto de intereses: ha recibido una subvención de AstraZeneca, un grupo biofarmacéutico internacional cuyas actividades agroalimentarias han permitido la creación del gigante Syngenta7.

    No espere a la fase 2: adelántese

    Esta fase de negación de los agentes del sector agroalimentario probablemente durará un momento. ¡Pero usted no tiene necesidad de esperar a que se produzca una nueva alerta para reaccionar!

    Desde hoy mismo, usted puede decidir reducir el consumo de estos “falsos alimentos” que minan su salud. Y no crea los argumentos del sector:

    Usted no va a perjudicar al empleo: al elegir productos de buena calidad, usted valorizará otros sectores y contribuirá a que haya una oferta alimenticia más sana.

    Usted no se privará: cuando uno cocina productos sanos, el placer se intensifica y también puede ser compartido.

    Y si usted no logra reducir suficientemente estos alimentos (por ejemplo, por falta de tiempo), no obstante, usted puede actuar para oponerse a los componentes sospechosos de favorecer el cáncer y los trastornos cardiovasculares: los conservantes, los ácidos grasos trans, los pesticidas, los edulcorantes… Sustancias químicas todas estas que hacen dispararse su nivel de estrés oxidativo, asociado al desarrollo del cáncer. Para hacer que éste disminuya, hay dos soluciones: aumentar su consumo de frutas y verduras (lo que sucederá forzosamente si usted disminuye su consumo de productos ultraprocesados) y/o valerse de antioxidantes de origen natural, como los que están reunidos en esta excelente fórmula AntiOxidant Synergy (Sinergia antioxidante) (extractos de corteza de pino, de pepitas de uva, de granada o también de espino amarillo.

    Si usted desea más información sobre estos falsos alimentos que han invadido nuestros platos, debe saber que el doctor Anthony Fardet, investigador de alimentación preventiva y holística, acaba de publicar una excelente obra ¡No a los alimentos ultraprocesados! Comamos de verdad .



    Referencias
    1. Fiolet Thibault, Srour Bernard, Sellem Laury, Kesse-Guyot Emmanuelle, Allès Benjamin, Méjean Caroline et al. Consumption of ultra-processed foods and cancer risk: results from NutriNet-Santé prospective cohort BMJ 2018; 360 :k322 http://www.bmj.com/content/360/bmj.k322
    2. Luiten, C. M., I. H. Steenhuis, et al. (2016). « Ultra-processed foods have the worst nutrient profile, yet they are the most available packaged products in a sample of New Zealand supermarkets », Public Health Nutr 19(3) : 530-538.
    3. Monteiro, C., G. Cannon, et al. (2016). « The star shines bright » World Nutrition 7(1-3) : 28-38.
    4. Louzada, M.L., Baraldi, L.G., Steele, E.M. et al. « Consumption of ultra-processed foods and obesity in Brazilian adolescents and adults », 2015, Prev Med 81:9-15.
    5. Gérard Dubois, Le rideau de fumée : les méthodes secrètes de l’industrie du tabac. Seuil, 2003. Page 290.
    6. Gisèle Umbhauer, « De l’amiante au chrysotile, une évolution stratégique de la désinformation », Revue d'économie industrielle, 131 | 2010, 105-132.
    7. Monge Adriana, Lajous Martin. Ultra-processed foods and cancer BMJ 2018; 360 :k599
Encargar los nutrientes citados en este artículo
Daily 2® Timed Release

Fórmula multivitamínica de liberación prolongada

ca.supersmart.com
AntiOxidant Synergy

Una potente defensa antioxidante polivalente.

ca.supersmart.com
Descubre también
06-12-2017
Multivitaminas: ventajas para la flora intestinal
Muy estudiada estos últimos años, la flora intestinal es hoy en día conocida por sus numerosas funciones en el organismo. No obstante, cada vez más...
Mas info
08-11-2017
Hacerse vegetariano o vegano: ¿qué impacto tiene...
¿Qué mejor momento para adoptar una alimentación más respetuosa con el planeta que el mes de noviembre? En efecto, se trata del Mes Mundial Vegano,...
Mas info
24-01-2018
Complementos de liberación prolongada: ¿cómo funcionan?
Son todavía bastante raros en el mercado, pero algunos como el Daily 2© (Diario 2) son ya muy populares. Se trata de los complementos de...
Mas info
Síganos
Seleccione su idioma
esfren

Gratis

Gracias por su visita, antes de partir

Suscríbase al
Club SuperSmart
Y benefíciese
de ventajas exclusivas :
  • Reciba Gratis nuestra publicatión semanal científica "Nutranews"
  • Promociones exclusivas para los miembros de club
> Continuar